¿Como trabajamos?

El insuflado de celulosa implica llenar cámaras existentes en cubiertas, tabiques y suelos con guata de celulosa mediante aire a presión. Este método se recomienda tanto para construcciones nuevas como para rehabilitaciones. Previo a este proceso, se realiza un estudio de las cámaras con un endoscopio para evaluar su estado y determinar las cantidades y densidades de celulosa necesarias.

Por otro lado, el proyectado de celulosa consiste en aplicar la celulosa en estado húmedo, lo que lo convierte en un sistema adecuado para nuevas construcciones. Una de las ventajas principales de este método es que cubre todos los espacios sin dejar puentes térmicos, lo que garantiza un aislamiento eficaz. Este proceso se realiza especialmente en paredes para proporcionar un aislamiento térmico efectivo.